Una nueva generación del heberprot-p, medicamento líder en el tratamiento del pie diabético en Cuba y varios países del mundo, permitirá en algunos años tratar de manera tópica una de las complicaciones más severas de la diabetes mellitus, aseguró a JR el Doctor en Ciencias Farmacéuticas Héctor Santana Milián, investigador del Departamento de desarrollo de formulaciones del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB).

Se trata de la integración del factor de crecimiento epidérmico (EGF) en un nuevo tipo de nanopartículas o nanovesículas, denominadas quatsomas, explicó el también investigador principal del proyecto que desde julio de 2010 desarrolla el CIGB de conjunto con el Instituto de Ciencias Materiales de Barcelona (ICMAB-CSIC).

«Según los estudios in vitro realizados hasta el momento, esta unión aumenta drásticamente la actividad regenerativa del EGF, al tiempo que evidencia actividad antimicrobiana gracias a la familia de surfactantes de tipo amonio cuaternario empleados en la composición de las nanoestructuras, y demuestra una elevada estabilidad en las propiedades de resistencia del EGF frente a los ataques de las proteasas (enzimas) que puedan inactivarlo», precisó.

La vía tópica se vislumbra entonces como la más acertada para el tratamiento de cicatrización, y los formatos tipo gel y spray como las propuestas más valoradas por los especialistas dada la acción externa que tendría el producto sobre la lesión. Además, su fácil aplicación elimina la obligatoria intervención del personal de la salud, un requisito de la versión inyectable del heberprot-p, disponible en estos momentos.

El formato tipo spray es uno de los valorados para la presentación comercial del nuevo fármaco. Ilustración: Cortesía del CIGB

Aunque una de las mayores ventajas de las nanocápsulas es la posibilidad futura de sustituir la generación actual, Santana Milián y su equipo han insistido en la importancia de no descartar la posibilidad de emplear tratamientos combinados de ambos productos, pues a pesar de esta nueva y más inocua presentación, pueden existir pacientes que respondan mejor a la terapia aplicada por vía sistémica (inyección).

La propuesta —que aún se encuentra en fase de investigación-desarrollo y cuya producción estará centralizada en el CIGB una vez que se logre su aprobación por el Cecmed (Autoridad Reguladora de Medicamentos de la República de Cuba)— ya cuenta con la patente de la comunidad europea, divulgada el pasado diciembre durante el 4to. Congreso Internacional Controlando la diabetes y sus complicaciones más severas, como protección de su propiedad industrial en ese territorio hasta el año 2033.

Como puede inferirse, una nueva esperanza se vislumbra en el empeño de continuar reduciendo las tasas de amputación por úlcera del pie diabético y de aumentar la calidad de vida de los pacientes aquejados por esta enfermedad. No obstante, la prevención oportuna de estas complicaciones severas continúa siendo la terapia más efectiva.