Super User

Super User

La Habana, Cuba - La historia del Heberprot-P, el medicamento cubano que cura las úlceras diabéticas que busca entrar al mercado estadounidense, está directamente ligada a los inicios de la genética molecular en Cuba, una que por sí misma es fascinante.

Todo comenzó en los años 80, esa década en la cual la guerra fría estaba en pleno desarrollo y cuando Estados Unidos decidió sabotear los Juegos Olímpicos de Moscú.

El entonces presidente cubano Fidel Castro Ruz vio la necesidad estratégica de desarrollar la producción del fármaco interferón para poder enfrenar una posible epidemia de dengue hemorrágico en el país, pues temía que por el bloqueo o embargo económico de Estados Unidos se impidiera a Cuba importar el medicamento en experimentación.

En ese entonces, el interferón era un medicamento en prueba, que se caracterizaba por sus enormes poderes antivirales, por lo que era la base para desarrollar tratamientos contra serias enfermedades, como el dengue o el paludismo.

Los mejores entendidos en el tema estaban en Estados Unidos por lo que, en medio de la tirantez política, los cubanos lograron que una delegación de científicos del Anderson Memorial Hospital de Houston, Texas, visitara Cuba para intercambiar conocimientos sobre el interferón y el desarrollo de la genética molecular. Ese intercambio no era regular, pero tampoco inusual en los tiempos de la guerra fría, pues el contacto entre los científicos estadounidenses y cubanos siempre se mantuvo aún en los peores momentos de las relaciones entre los dos países.

El propio Castro Ruz se reunió con los visitantes y convencido por sus argumentaciones, ordenó en 1980 la creación de un equipo secreto de trabajo de seis científicos para desarrollar la producción del antiviral interferón en el país, siguiendo el modelo finlandés para su producción, pues el dirigente cubano temía que de surgir una epidemia de dengue, el país no estaría listo para enfrenarla.

Los cuentos en la comunidad científica aseguran que Castro Ruz visitó personalmente a los científicos por 57 noches para verificar el avance del proceso, el cual consiguieron consolidad justo a tiempo, pues en 1981 Cuba enfrentó la peor epidemia de dengue de su historia, con 300,000 casos infectados, de los cuales 162 acabaron en muertes, una cifra mínima en comparación con las 3,000 muertes que se pronosticaron en el inicio, todo gracias al interferón.

Aquella experiencia fue el inicio del sistema de biotecnología cubana, que comenzaba con el pie derecho y con el respaldo total del líder histórico de la Revolución.

  

De una “casita” para producir interferón, se creó una planta. El interferón comenzó a producirse para intervenir con otras enfermedades y en 1983 Cuba se convirtió en uno de los países que donde más ensayos clínicos se hacían con el interferón en el mundo.

Aquellos avances, sin embargo, crearon otro serio problema. La producción masiva de interferón requería, según el modelo finlandés, de grandes dosis de sangre humana, por lo que los abastos en los hospitales bajaron a niveles que colocaron al país en un serio peligro.

Entonces, los científicos cubanos echaron mano de los experimentos en biología molecular del profesor Herbert Boyer para producir insulina mediante la clonación celular y los aplicaron al interferón. El experimento fue exitoso y en 1984 Cuba se convirtió en el cuarto país del mundo capaz de clonar genes de manera satisfactoria, en conjunto con Estados Unidos, Reino Unido y Francia. Superaron así a sus maestros finlandeses y prestigiosas academias de salud, como la sueca.

En 1986 nació el Centro de Ingeniería Genética y de Biotecnología (CIGB), entidad encargada de desarrollar el sector farmacológico en Cuba, que ocupa unas monumentales instalaciones que, en su momento, costaron al país $300 millones en inversión.

A partir de ese momento, el sector farmacéutico cubano despegó y se convirtió en uno de los motores principales de captación de divisas para el país. Se desarrollaron importantes vacunas, como la preventiva contra la Hepatitis B, así como antígenos contra el VIH.

El logro de la vacuna contra la Hepatitis B fue tal, que tras su aplicación gratuita a la población a partir de 1991, de un promedio de 2,400 casos anuales hoy se reportan 30. La efectividad de la vacuna ha conseguido que no se haya registrado un solo caso de recién nacidos con la enfermedad desde hace 15 años.

“Si ahora fueras a buscar a 100 pacientes de Hepatitis B en cuba para hacer una evaluación en Cuba, no lo encontrarías”, aseguró el doctor Manuel Raíces Pérez-Castañeda, científico del Departamento de Productos Estratégicos y Programas Gubernamentales de Herber Biotec S.A., la farmacéutica cubana productora de Heberprot-P.

  

El apoyo del gobierno cubano a este centro fue tal, que en pleno periodo especial, esa década que inició en 1990 tras la caída del bloque socialista, sus científicos siguieron contando con el mejor equipo del mundo comprado en Europa o Japón, así como tecnología estadounidense adquirida a través de terceros países.

La producción de medicamentos continuó y comenzaron a exportar en masa sus productos biomédicos a diversos países del mundo, sobre todo los del bloque de los no alineados, para solventar la crisis creada por el periodo especial y garantizar la sobrevivencia del centro.

En medio de todo ese proceso, continuaron las investigaciones y en 1994 se iniciaron los primeros experimentos con lo que hoy se conoce como Heberprot-P, cuya génesis surgió de una idea estadounidense que buscaba una cura para la regeneración acelerada de piel en los quemados.

El jefe del proyecto Heberprot-P, el científico Jorge Berlanga, tuvo la idea de usar el mismo principio, pero para la generación de nervios en personas con fracturas en la médula ósea. En su largo camino de investigación, Berlanga se dio cuenta al experimentar con ratones de laboratorio que la aplicación de una molécula regenerativa impedía el desarrollo de úlceras en las patas de los animales, que sufrían automáticamente de neuropatía (o pérdida de los sentidos nerviosos), pues al cortarle la médula ósea perdían las sensaciones del lugar de la incisión hacia atrás.

Berlanga pensó que lo mismo les ocurría a los pacientes diabéticos, quienes están altamente expuestos a neuropatías y un tercio de los que llegan a sufrirlas desarrollan alguna úlcera.

Tras experimentos con ratones entre 1994 y 2001, comenzaron las pruebas en seres humanos que, técnicamente, no tenían nada que perder, pues sus extremidades serían amputadas eventualmente.

“Se seleccionaron 29 pacientes, todos con criterios de amputación, y al 59 % de ellos se les salvo la extremidad. Por lo que se le aprobó un estadio clínico fase 2 y ya esta vez se le salvo la extremidad al 72 % y en la fase 3 fue el 86 %. Desde el 2001 hasta el 2005 ocurrieron estos ensayos clínicos donde quedó en evidencia que esto había funcionado muy bien. Al suceder esto comienza en el 2006 la terapia”, expresó el doctor Raíces Pérez-Castañeda.

  

Así nació lo que hoy se conoce como Heberprot-P, un medicamento netamente cubano que ha logrado la cura de un cuarto de millón de personas en el mundo, después de su registro en más de 20 naciones, según cifras oficiales de entidades sanitarias cubanas.

El inyectable reduce el riesgo de amputación de miembros inferiores en casi el 80% de los casos y dispone de patente premiada con la medalla de oro de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

El medicamento está próximo a entrar en la Unión Europea a través de Eslovaquia y ya está disponible en Asia, África y América Latina.

Está a la espera porque la Administración Federal de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) la apruebe, un proceso largo, complejo y costoso, del cual dependerá que miles de pacientes con úlceras del pie diabético en terreno estadounidense puedan contar con esa opción para salvar sus extremidades de una posible amputación.

Cienfuegos, Cuba.- Alrededor de 25 mil personas de una veintena de países se han beneficiado con la aplicación del medicamento cubano Heberprot-P, que recientemente incluyó la comercialización en Eslovaquia, por la Unión Europea.
Se salvan las extremidades de pacientes en el mundo, con la reducción de un 71 por ciento de la amputación. En Cuba también 66 mil diabéticos muestran buenos resultados, con menos riesgos de amputación.

Beneficiados miles de pacientes del mundo con el Heberprot-P
Promotora del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, de La Habana, Doctora Milda Pérez Tamayo

De acuerdo con la Promotora del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, de La Habana, Doctora Milda Pérez Tamayo, el Heberprot P lleva diez años en el cuadro básico de medicamentos de nuestro país.

“En Cuba la incidencia es de 2,69 por mil habitantes y es la octava causa de muerte, dice, y debemos profundizar en la pesquisa activa. El paciente diabético no siempre asiste a la atención de su médico de familia porque la lesión es muy fea, desagradable”.

Beneficiados miles de pacientes del mundo con el Heberprot-P


“Según los diabéticos asistan tempranamente podrán evitar más fácil la amputación o el tratamiento largo y tedioso de las úlceras de pie diabético” subraya a Doctora Milda Pérez y menciona la importancia de trabajar con las complicaciones y en la prevención acudiendo al Médico de la Familia.

Destaca la importancia del chequeo previo de las personas: “Cuando se sientan algún síntoma, que puede ser mucha sed, cansancio, decaimiento, visión borrosa y muchos deseos de orinar deben acudir al médico”.

“Relevante es la prevención, comenta, realizar ejercicios físicos diariamente, siempre indicados en dependencia de la edad y mantener una alimentación adecuada, con hábitos de vida saludables. Evitar los carbohidratos, excesos de grasa y de sal, que pueden ayudarnos a vivir mejor y no debutar con la diabetes”.

Sobre la provincia de Cienfuegos, en el centro sur de Cuba refiere que funcionan veinte consultas de la atención primaria en todos los municipios y algunos con varias para el cuidado al paciente diabético.

Representantes de más de una veintena de naciones, incluida Cuba, participarán en el Primer Congreso Científico de Podología Aplicada Podosalud 2017, que tendrá lugar del 10 al 12 de junio en esta capital.

En declaraciones a la Agencia Cubana de Noticias, Diego Tomatis, presidente del comité organizador por la parte internacional, explicó que uno de los objetivos de la cita es promocionar los productos que tiene Cuba relacionados con la podología.
Entre ellos destacó el Heberprot-P, desarrollado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), producto estrella que se aplica en muchos países y en esta ocasión disertarán varios ponentes cubanos y de otras naciones, recalcó.
Tomatis, autor del libro Esteticista: la profesión olvidada, destacó que los delegados extranjeros conocerán de los beneficios y bondades de la educación en podología de Cuba y de los productos que desarrolla la mayor de las Antillas.
Cuba es referente de la podología mundial, no solamente por el desarrollo científico, sino por la educación, es uno de los pocos países que tiene la Licenciatura en esa especialidad, a diferencia de muchos otros donde se forman de manera empírica, recalcó Tomatis.
La Licenciada y Máster en Ciencias Miriam Mesa Rosales, Asesora Nacional de Podología y presidenta de comité organizador por la parte cubana anunció que en el evento la nación antillana presentará como tema central el Heberprot-P.
Asimismo incluye la cirugía ortopediátrica del pie diabético; lesiones frecuentes en el deporte según pisada; pie sano, pie de riesgo, micología clínica, técnicas de tratamiento en la onicomicosis (infección de las uñas producida por hongos) y tratamiento físico de la fascitis plantar en atletas de alto rendimiento.
Un grupo de profesionales cubanos mostrará presentaciones de casos trabajados por ellos con resultados satisfactorios, mediante mesas redondas y conferencias magistrales sobre el Heberprot-P y la Diabetes Mellitus.
Como parte del congreso habrá una feria comercial en la cual se expondrán productos de empresas extranjeras y locales.
Precisó la especialista que una de las líneas de trabajo de la podología es la geriatrizacion avanzada que ya hay en el país y recordó que en 2025 Cuba va a ser el país más envejecido de América Latina.

Cuando Cuba dio a conocer el Heberprot-P, un medicamento inyectable para tratar las úlceras del pie diabético (UPD), tal vez hubo algunos incrédulos y pensaron que era simple publicidad; sin embargo, a más de una década de obtener su registro sanitario, hoy el fármaco exhibe patente en más de 30 naciones y es considerado único de su tipo en el orbe.

Logro de la biotecnología cubana, el Heberprot-P es resultado de años de ensayos clínicos, y de forma gratuita se brinda a los pacientes con UPD a pesar de su alto costo de producción, lo que valida el quehacer de la Revolución en pos de garantizar que la salud sea un derecho para todos.

Con su uso resulta posible controlar las complicaciones de la diabetes y brindar nuevas esperanzas a muchos de quienes padecen esa enfermedad, más de 400 millones de personas en el planeta.

Entre las peculiaridades del fármaco sobresalen la rápida cicatrización de las úlceras complejas del pie diabético y la reducción del riesgo de amputación, además de ser un factor de crecimiento inyectable, ya que todas las variantes para tratar la dolencia en el orbe solo apuestan por el uso tópico, lo que no cura de forma completa estas úlceras.

De acuerdo con Rafael Ibargollín, promotor del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) de Sancti Spíritus, el riesgo de amputación de los pacientes cubanos se encuentra por debajo del uno por ciento gracias al fármaco, mientras que en el planeta, está por encima de un 60 por ciento en los casos que la sufren.

Además, agregó el especialista en Genética Médica, se debe tener en cuenta que si se realiza una amputación al enfermo, dentro de tres años existe entre un 60 por ciento y un 70 por ciento de probabilidad de que a los pacientes se les deba amputar el otro pie; de ahí que, con igual por ciento de posibilidades, a los cinco años fallecen, sobre todo por causas vasculares.

Ibargollín destacó que el medicamento se emplea en la atención primaria de salud, por lo que éste se encuentra al alcance de los aquejados, contribuyendo a que la persona tenga la ventaja de aplicarse el producto desde que la lesión es mucho más sencilla y, por tanto, el tiempo de recuperación resulta más rápido.

Un mensaje que se le da a cada diabético es que si acude al médico y se trata en tiempo cuando aparece alguna úlcera, antes de los dos meses, como promedio, está curado completamente y puede reinsertarse a la sociedad con una alta calidad de vida.

Gracias al Heberprot-P la reaparición de las úlceras también se ha reducido en los enfermos, un hecho en el que han incidido los operativos constantes que se realizan para evaluar el funcionamiento de esta iniciativa priorizada por el país y el análisis sobre el impacto del fármaco en los enfermos.

Además del CIGB, son responsables del programa de atención integral a pacientes con UPD los servicios de Angiología, las direcciones de Salud Pública, así como las áreas de salud con sus policlínicos y consultorios del médico de la familia, sitios estos últimos donde más se fortalece la dispensarización.

Uno de los logros del programa que confirma la calidad del sistema de salud público cubano es haberse consolidado en la atención primaria de salud la prestación médica a estos pacientes diabéticos, con el fin de que sea detectada rápidamente alguna complicación de este tipo y remitirlos a los policlínicos para que se traten y NO lleguen en estadios más avanzados.

Ibrahím Cardosa, de 62 años, recuerda lo que le sucedió un tiempo atrás con su primera úlcera y asiste nuevamente a la consulta, porque, según confesó a la ACN, no esperará a complicarse y va a que lo valoren los especialistas, ya que \”confía en ellos, en su profesionalidad y entrega\”.

 

Y si resulta necesario, comentó, está dispuesto a que le inoculen el milagro, pues este medicamento cubano ya una vez le devolvió la tranquilidad.

San Juan de los Morros.- Con el fin de continuar garantizando atención integral de calidad para el paciente diabético, como parte de los acuerdos trazados dentro de los convenios Cuba-Venezuela, desarrollados por el Gobierno del Presidente Nicolás Maduro, a través del Ministerio del Poder Popular para la Salud, la Dirección Regional de Salud del estado Bolivariano de Guárico estableció un encuentro con representantes de la Misión Médica Cubana, donde se discutieron y analizaron estrategias orientadas a fortalecer la atención a los pacientes con pie diabético y evitar así los riesgos de amputación.

La reunión contó con la presencia del Dr. Osvaldo Reyes Acosta, Coordinador Nacional de Programas de Atención Integral al Paciente Diabético  de la Misión Médica Cubana, quien junto a su equipo de trabajo felicitó el desempeño de Guárico en función a los logros alcanzados a través del impulso del Programa de Diabetes en la región, gracias a las gestiones del Capitán Germán Rodríguez Totesautt, Comisionado Especial para la Salud del estado.

En tal sentido, el Dr. Reyes Acosta, quien además coordina el Programa para Buen Vivir del Diabético con la aplicación del espromepider, anunció que Guárico marcó un nuevo hito en la historia con el inicio de jornadas de capacitación en manejo de pie diabético dirigidas a los promotores sociales de la entidad, con la finalidad de garantizar la calidad en la atención para los pacientes que presenten esta patología crónica, desde el primer nivel de atención.

De la misma manera, manifestó su satisfacción por el cumplimiento de los acuerdos tratados tras el último encuentro efectuado en octubre de 2016, donde Guárico se comprometió a la ampliación de este importante programa en los 15 municipios del estado, asegurado que el sector salud guariqueño ha demostrado contar con especialistas capacitados, motivados, con consciencia e involucrados cada vez más con el paciente diabético.

Cabe destacar, que dentro de los acuerdos tratados en este segundo encuentro, se destacó la próxima implementación de tratamientos especializados para pacientes con pie diabético en el Hospital General Willian Lara del municipio Zaraza.  Esto, con el objetivo de continuar profundizando el trabajo que se ha venido realizando en pro de disminuir los riesgos de amputación, a través de la aplicación de nuevas tecnologías.

Desde este lunes 22 de mayo un grupo de médicos cubanos, especialistas en el tratamiento de la úlcera del pie diabético se encuentran en Eslovaquia para adiestrar a los galenos de esa nación en la aplicación del Heberprot-p, medicamento de producción exclusivamente nacional con reconocidos resultados en el tratamiento de esa complicación de la diabetes mellitus.

Según el sitio oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) de Cuba, este será el primer país de la Unión Europea donde se aplicará el fármaco basado en el factor de crecimiento humano recombinante (FCHrec.), mediante infiltración intralesional directamente en el sitio de la herida.

Al respecto, el Centro Nacional de Informaciones Médicas de Eslovaquia informó que más de 8000 personas padecen de úlcera del pie diabético en el país de Europa central.

«Nuestro objetivo es ofrecer a nuestros pacientes un tratamiento moderno, especial, que les puede ayudar en la cura de la afección y mejorar su calidad de vida. El propósito es que la mayor cantidad posible de dolientes que cumplan con los requisitos indicativos, reciban la terapia», expresó el Doctor Boris Bánovský, director del Ministerio de la Salud de la nación europea.

Para ello, reseñó la página oficial del Minrex, el Ministerio de Salud eslovaco preparó los materiales de información necesarios para las consultas médicas especializadas sobre las posibilidades de aplicar exitosamente el tratamiento, cuya supervisión correrá a cargo de los especialistas cubanos.

Hasta la fecha 25 países del mundo utilizan el medicamento como terapia en el tratamiento de la úlcera del pie diabético y más de 150 000 pacientes se han beneficiado con su aplicación.

Cuando Cuba dio a conocer el Heberprot-P, un medicamento inyectable para tratar las úlceras del pie diabético (UPD), tal vez hubo algunos incrédulos  y pensaron que era simple publicidad; sin embargo, a más de una década de obtener su registro sanitario, hoy el fármaco exhibe patente en más de 30 naciones y es considerado único de su tipo en el orbe.

Logro de la biotecnología cubana, el Heberprot-P es resultado de años de ensayos clínicos, y de forma gratuita se brinda a los pacientes con UPD a pesar de su alto costo de producción, lo que valida el quehacer de la Revolución en pos de garantizar que la salud sea un derecho para todos.

Con su uso resulta posible controlar las complicaciones de la diabetes y brindar nuevas esperanzas a muchos de quienes padecen esa enfermedad, más de 400 millones de personas en el planeta.

Entre las peculiaridades del fármaco sobresalen la rápida cicatrización de las úlceras complejas del pie diabético y la reducción del riesgo de amputación, además de ser un factor de crecimiento inyectable, ya que todas las variantes para tratar la dolencia en el orbe solo apuestan por el uso tópico, lo que NO cura de forma completa estas úlceras.

De acuerdo con Rafael Ibargollín, promotor del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) de Sancti Spíritus, el riesgo de amputación de los pacientes cubanos se encuentra por debajo del uno por ciento gracias al fármaco, mientras que en el planeta, está por encima de un 60 por ciento en los casos que la sufren.

Además, agregó el especialista en Genética Médica, se debe tener en cuenta que si se realiza una amputación al enfermo, dentro de tres años existe entre un 60 por ciento y un 70 por ciento de probabilidad de que a los pacientes se les deba amputar el otro pie; de ahí que, con igual por ciento de posibilidades, a los cinco años fallecen, sobre todo por causas vasculares.

Ibargollín destacó que el medicamento se emplea en la atención primaria de salud, por lo que éste se encuentra al alcance de los aquejados, contribuyendo a que la persona tenga la ventaja de aplicarse el producto desde que la lesión es mucho más sencilla y, por tanto, el tiempo de recuperación resulta más rápido.

Un mensaje que se le da a cada diabético es que si acude al médico y se trata en tiempo cuando aparece alguna úlcera, antes de los dos meses, como promedio, está curado completamente y puede reinsertarse a la sociedad con una alta calidad de vida.

Gracias al Heberprot-P la reaparición de las úlceras también se ha reducido en los enfermos, un hecho en el que han incidido los operativos constantes que se realizan para evaluar el funcionamiento de esta iniciativa priorizada por el país y el análisis sobre el impacto del fármaco en los enfermos.

Además del CIGB, son responsables del programa de atención integral a pacientes con UPD los servicios de Angiología, las direcciones de Salud Pública, así como las áreas de salud con sus policlínicos y consultorios del médico de la familia, sitios estos últimos donde más se fortalece la dispensarización.

Uno de los logros del programa que confirma la calidad del sistema de salud público cubano es haberse consolidado en la atención primaria de salud la prestación médica a estos pacientes diabéticos, con el fin de que sea detectada rápidamente alguna complicación de este tipo y remitirlos a los policlínicos para que se traten y NO lleguen en estadios más avanzados.

Ibrahím Cardosa, de 62 años, recuerda lo que le sucedió un tiempo atrás con su primera úlcera y asiste nuevamente a la consulta, porque, según confesó a la ACN, no esperará a complicarse  y va a que lo valoren los especialistas, ya que "confía en ellos, en su profesionalidad y entrega".

Y si resulta necesario, comentó, está dispuesto a que le inoculen el milagro, pues este medicamento cubano ya una vez le devolvió la tranquilidad.

Los médicos cubanos, especialistas en el tratamiento del Pie diabético están en Eslovaquia, para adiestrar a los médicos eslovacos en la aplicación del tratamiento especial a los pacientes con la ulceración del Pie diabético.

Hoy (22 de mayo) los recibió, encabezados por la Embajadora de Cuba, sra. Yamila S. Pita Montes, la Secretaria de Estado del Ministerio de Salud de la República Eswlovaca , Andrea Kalavská.

La fase “piloto” de la aplicación del medicamento Heberprot-P comienza en el hospital docente en Presov, después seguirá, paralelamente, en el Hospital docente en Bratislava y en Banská Bystrica. “Nuestro objetivo es ofrecer a los pacientes eslovacos el tratamiento moderno, especial, el cual les puede ayudar en la cura de la enfermedad y superar su calidad de vida. Nuestro interés es, a que el tratamiento reciba la mayor cantidad posible de los pacientes, los cuales cumplen los requisitos indicativos” dijo el Director médico del Ministerio de la Salud, Boris Bánovský.

En el transcurso de varios meses los médicos cubanos supervisarán  la aplicación de este tratamiento, para asegurar su máxima efectividad, ya que se aplica directamente a la herida.

Según el Centro Nacional de Informaciones médicas, el Pie diabético tienen en Eslovaquia más de 8 mil pacientes. Los expertos aseguran que el medicamento Heberprot-P aumenta las posibilidades  del saneamiento de los pacientes con este diagnóstico.

En la actualidad aplican  dicho medicamento en más de 25 países del mundo y ha sido aplicado en el tratamiento de más de 150 mil pacientes. Eslovaquia será el primer país de la UE, donde se aplicará. Eslovaquia decidió, con el sentimiento más puro, desbloquear la deuda entre Eslovaquia y Cuba a través de Heberprot-P, para ayudar a los pacientes con la ulceración del Pie Diabético. Por el medicamento mostró interés también el Instituto Nacional de Endocrinología y Diabetes en Lubochña.

El Ministerio de la salud preparó para las consultas médicas especializadas, los materiales de información sobre las posibilidades de aplicar el tratamiento. El material está elaborado tanto para los médicos como  para los pacientes. 

Medicamentos cubanos han mejorado la calidad de vida de muchas personas en el mundo afectadas por diversas dolencias. Quizás uno de los más conocidos sea el HEBERPROT-P que se utiliza en el tratamiento para la úlcera del pie diabético y que en la actualidad está registrado en 23 países.

De gran eficacia, este medicamento cubano permite disminuir en casi un 80 por ciento el riesgo de amputación. Unas 250 MIL personas de todo el mundo han sido favorecidas por esta solución terapéutica que dispone de patente premiada con la Medalla de Oro de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

Pero lo cierto es que es larga la lista de fármacos que gracias al desarrollo de la ciencia cubana han venido a representar una esperanza para muchos pacientes. Ese es el caso también de la vacuna terapéutica contra el cáncer de pulmón nombrada “Cimavax EGF”.

Aunque no cura la enfermedad, contribuye a controlarla y ofrecer mejor calidad de vida al enfermo, sobre todo en estados avanzados.

Vacunas contra la hepatitis B y la meningitis también son resultado del gran desarrollo alcanzado por la biotecnología cubana, gracias al impulso dado a esta esfera por el líder histórico de la revolución cubana, Fidel Castro.

Ahora Cuba anunció la realización de un ensayo clínico con el medicamento NeuroEpo en la búsqueda de un tratamiento más efectivo contra el Alzheimer, una enfermedad neurodegenerativa que no tiene cura y que de acuerdo con las investigaciones afecta a unos 160 MIL cubanos.

Actualmente esta dolencia es la sexta causa de muerte en el país entre los mayores de 60 años con una estimación de 10,2 por cada 100 personas que la padecen.

El Alzheimer es, además, una de las principales causas de la demencia, que afecta en el mundo a más de 47 millones de personas y tiene un impacto físico, psicológico, social y económico en los cuidadores, las familias y la sociedad, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

Por eso una gran expectativa ha creado el anuncio cubano sobre los ensayos en personas que se encuentren en estados iniciales de la enfermedad.

Los investigadores afirman que el fármaco no cura la enfermedad, pero posibilitará ayudar a los pacientes y demorar ese proceso degenerativo, al tiempo que se mejora la calidad de esa persona y de la familia.

El medicamento es de producción 100% cubana, ya que fue creado por el Centro de Inmunología Molecular, ubicado en La Habana, al que también se deben otros productos médicos de gran eficacia dirigidos a mejorar la salud de los cubanos y que en la actualidad también benefician a ciudadanos de otras naciones.

Esta sería la primera vez que se prueba en humanos, por lo que habrá que esperar los resultados , aunque ha demostrado tener un efecto neuroprotector durante fases experimentales.

De acuerdo con las informaciones, en el mundo, existen actualmente cerca de 300 ensayos clínicos en progresión respecto a la enfermedad de Alzheimer y ahora se suma a ese proceso Cuba, reconocida a nivel internacional por sus notables logros en el área de la salud y el desarrollo alcanzado en los últimos años por la ciencia, avalado por prestigiosos institutos de investigaciones y un personal científico de alta calificación y ética.

Pacientes tratados

330 788

Redes Sociales

 

Visitas

02786789
Hoy
Ayer
Esta Semana
Semana Anterior
Este mes
Mes Anterior
Todos los días
331
1297
1628
1776345
22906
34559
2786789

¿Por qué amputar?

Premios Obtenidos

World Intellectual Property Organizational
Premio Nacional a la Innovación Tecnológica
Mejor invención joven otorgada por la Oficina Mundial de Propiedad Intelectual en la 39 International Exhibition of Inventions of Geneva

Distribuidores en Rusia