Sábado, 03 Marzo 2018 16:31

Heberprot-P: para volver a andar

Written by 
Rate this item
(0 votes)

Juan Carlos ha sentido una molestia en el pie durante los últimos días, piensa que sus zapatos nuevos de piel, comprados a los artesanos, y para los que ha estado reuniendo todo el año, le han hecho una “rozadura”; pero, como es diabético, acude a la consulta especializada de su policlínico, el Área VII, de Pastorita. Elier Domínguez Sanamé, traumatólogo con experiencia y miembro del equipo multidisciplinario de atención a la especialidad, lo hace pasar a su gabinete, le retira la media y diagnostica una úlcera de pie diabético, de conjunto con la Dra. Matilde Rodríguez Stuart y la licenciada en Enfermería, Elisa Moreira García.

Y es que la diabetes mellitus se ha convertido en una epidemia de tiempos modernos, y con la patología, se presentan las complicaciones, entre las que se cuenta la úlcera de pie diabético, con riesgo de amputación y la consecuente dificultad en la calidad de vida de los pacientes. Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de personas con diabetes ha aumentado de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014, al tiempo que la prevalencia mundial en adultos (mayores de 18 años) ha aumentado del 4,7 por ciento en 1980 al 8,5 en 2014. Es más común en los países de ingresos medianos y bajos.

Sin embargo, Cuba, país que se cuenta en este grupo, ha desarrollado en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) un producto único y primero de su clase, el cual contiene el factor de crecimiento epidérmico humano recombinante (FCEhrec), que en una fórmula inyectable se aplica directamente en las úlceras de pie diabético para acelerar la cicatrización, y que reduce el riesgo de amputación. El programa ya tiene en su haber, diez años de aplicación en el país, y han resultado tratados unos 65 mil pacientes; también se comercializa en más de 20 naciones, con lo que se benefician unos 400 mil afectados, más allá de nuestras fronteras.

PASOS…

La Dra. Ivonne Marrero Rodríguez, especialista de II Grado en Angiología y Cirugía Vascular, jefa de sus servicios en el Hospital Provincial (HGAL) y al frente del Programa de atención a pacientes diabéticos con el uso del Heberprot-P en Cienfuegos, comenta sobre el particular: “Acá tenemos establecido un sistema de trabajo en todas las áreas de Salud, con un equipo básico, compuesto por el médico, enfermera y podólogo, que por lo general dan continuidad al tratamiento de los pacientes egresados del Servicio, tratados por úlceras de grado* III, IV y V; y atienden casos con lesiones grado II. Los médicos de las áreas están diplomados en Angiología y tienen experiencia en el manejo de la aplicación del medicamento. Ya son diez años en esta labor, a la que se han sumado conocimientos y práctica; y lo más importante, hemos logrado disminuir el riesgo de amputación a 1,3 por ciento, y en consecuencia, aumentar la calidad de vida de pacientes y familiares.
“Dos veces por semana funciona la consulta en el Hospital, donde recibimos a los casos remitidos desde las áreas. Insistimos en lo vital que resulta acudir a tiempo al médico, porque mientras más temprano comience el tratamiento, mayor será la probabilidad de éxito; así como sobre lo importante que resulta que el diabético tenga un buen manejo de la enfermedad, use los glucómetros y conozca que permaneciendo estable su nivel de glucosa en sangre, evita las complicaciones de la enfermedad”.

Milda Pérez Tamayo, especialista del CIGB, atiende en Cienfuegos los programas priorizados del Instituto, entre ellos el del uso del Heberprot-P. “En 2017 se trataron unos 600 pacientes acá, sin llegar a úlceras de grado V, por el trabajo preventivo desarrollado. La provincia cuenta con 20 consultas, un número adecuado para su extensión territorial. Sin embargo, es preciso aumentar la captación de pacientes con riesgo de padecer la patología, hasta lograr que acudan en estadio temprano a consulta y poder aplicar con éxito el medicamento”.

¿TODOS LOS PASOS?

Pero aún los pasos no son firmes para sacarle el máximo de provecho a este producto ciento por ciento cubano, que viene a ser como la tabla de salvación para pacientes a los que otrora se les debía amputar uno o ambos miembros inferiores. Diez años atrás, al 60 por ciento de quienes padecían úlceras de pie diabético, eran sometidos a este procedimiento, mientras hoy solo ocurre, en Cienfuegos, en el uno por ciento. Aunque el manejo de las estadísticas es fundamental en la validación del fármaco, seis municipios de la provincia no cumplen con el porcentaje de inclusión de pacientes al Programa, y se muestran dificultades en el completamiento de las bases de datos y la compilación de la información.

Anaisa Cecilia del Sol Zerquera, licenciada en Enfermería y promotora del Programa en el territorio, acota que: “En 2017 se desarrolló un diplomado de Manejo Integral del Paciente Diabético, con 17 graduados de diferentes especialidades, lo que permitió la disponibilidad de personal capacitado en las consultas, pero aún resulta insuficiente. Se realizaron cuatro jornadas de Salud en diferentes áreas, para promover el uso del fármaco, y divulgar y prevenir, a través de charlas, el riesgo de la patología y la conveniencia de acudir a tiempo a la consulta”.

El municipio de Palmira es uno de los que resalta, a nivel de país, en la atención a pacientes y en el Programa en general. Allí han creado una consulta de Pie de riesgo, a la que acuden aquellas personas que pudieran padecer de úlcera de pie diabético, lo que asegura el éxito total en prevención, el verdadero sentido de la Atención Primaria. Según antecedentes, solo existe una de este tipo en Pinar del Río. Sobre el tema conversamos con el Dr. Pedro Javier León Rodríguez, especialista en Medicina Interna, a su cargo en Palmira.
“Es preciso contar con los recursos humanos para la atención y su calificación, pero también resulta importante sensibilizar a las autoridades de Salud sobre tener en cuenta que en casos de movilización por situaciones epidemiológicas adversas, no puede perjudicarse la frecuencia de las consultas de atención al pie diabético, porque esas úlceras no esperan; y al mismo tiempo, las pesquisas podrían ser aprovechadas para detectar a personas con patologías de este tipo.

“Nuestro territorio ya cuenta con atención mínima de esta clase en todos los asentamientos, y evitamos así el traslado hasta la cabecera municipal de las personas con patologías invalidantes para moverse. Insisto en la calificación de más profesionales sobre el uso del Heberprot-P para lograr mayor cobertura. Estas lesiones aparecen en personas de edad y ante el aumento de la expectativa de vida y, en consecuencia, del envejecimiento poblacional, el personal de Salud debe estar presto”.

Juan Carlos, el paciente diabético que achacaba su molestia a los nuevos zapatos —la sociedad adolece de una oferta económica de calzado cómodo para ancianos—, resultó diagnosticado con úlcera de pie diabético grado II, una etapa incipiente de la patología y ya es sometido a tratamiento en el Área VII de Salud. Ahora anda en muletas, hasta culminar el tratamiento, gracias al Heberprot-P, el fármaco que le devolverá sus pasos por la vida.

*Clasificación Wagner de Úlceras en Pie Diabético:

Grado 1.- Úlcera superficial que compromete todo el espesor de la piel pero no tejidos subyacentes.

2.- Úlcera profunda, penetrando hasta ligamentos y músculos pero no compromete el hueso o la formación de abscesos.

3.- Úlcera profunda con celulitis o formación de abscesos, casi siempre con osteomielitis.

4.- Gangrena localizada.

5.- Gangrena extensa que compromete todo el pie.

Read 302 times Last modified on Sábado, 03 Marzo 2018 16:33

Pacientes tratados

330 788

Redes Sociales

 

Visitas

02983068
Hoy
Ayer
Esta Semana
Semana Anterior
Este mes
Mes Anterior
Todos los días
483
643
4408
1973797
21787
27940
2983068

¿Por qué amputar?

Premios Obtenidos

World Intellectual Property Organizational
Premio Nacional a la Innovación Tecnológica
Mejor invención joven otorgada por la Oficina Mundial de Propiedad Intelectual en la 39 International Exhibition of Inventions of Geneva

Distribuidores en Rusia