Lunes, 14 Agosto 2017 12:50

Un programa de menos a más

Written by 
Rate this item
(0 votes)

CARACAS, Venezuela.–Antes del año 2008, del total de pacientes que llegaban a centros hospitalarios padeciendo úlcera del pie diabético, las cifras de amputación oscilaban entre un 60 y un 80 %, según datos de la Dirección del Programa Endocrino Metabólico perteneciente al Ministerio del Poder Popular para la Salud del hermano país.

Actualmente, gracias al programa «Buen vivir para el diabético» que cumplirá aquí nueve años el próximo 18 de agosto, las cifras de amputaciones se han reducido a un 3 %.

A juzgar por la felicidad que entrañan en un mundo donde las adversidades imperan, los números anteriores, compartidos para estas páginas por el misionero cubano Giraldo Alonso Suárez, son noticia.

Promotor de salud y trabajador en La Habana del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, Giraldo explicó que el programa «Buen vivir para el diabético» comenzó aquí a partir del 2008, como una idea similar a la que ya se había implementado en Cuba en el 2007.

«Nació en tierra de Bolívar –comentó el promotor de salud– para la atención a los pacientes que tienen úlcera del pie diabético, mediante el uso de un medicamento cubano: el factor de crecimiento epidérmico humano recombinante (Heberprot-P)».

El programa ya alcanza a 21 de los 24 estados del país sudamericano. Es algo que ha sido posible, dijo Giraldo, gracias al Ministerio del Poder Popular para la Salud de Venezuela, y al funcionamiento de la Misión Barrio Adentro que cuenta con el apoyo incondicional de los profesionales y técnicos de la salud de Cuba. Abarcar gran parte del territorio nacional ha hecho más eficaz la captación de los pacientes necesitados del factor de crecimiento humano recombinante (Heberprot-P).

En el mundo, según explicó el especialista cubano, la mayor cantidad de pacientes atendidos con ese tipo de tratamiento pertenecen a Venezuela. De ese vasto país ya suman más de 183 000 las personas beneficiadas a lo largo de estos años.

En opinión de Giraldo Alonso, «este es un programa que ha ido de menos a más, porque aquí comenzamos pendientes de las lesiones de úlcera del pie diabético con el medicamento cubano, pero la labor se ha ampliado a atender al paciente diabético en cuanto a su control metabólico, a tratar otras posibles complicaciones de la enfermedad, y a facilitarle el glucómetro suma sensor (producto cubano) para que pueda vivir controlado».

«Buen vivir para el diabético» ha sido un programa diseñado por el Ministerio del Poder Popular para la Salud de Venezuela con vistas a que perdure. Una de sus razones de ser tiene que ver con la preparación de los médicos venezolanos que tendrán la responsabilidad de brindar un servicio de excelencia a la población.

Con motivo de una jornada de promoción iniciada el pasado 30 de junio y que se extenderá hasta el 18 de agosto del 2018 –momento en que se cumplirá una década de la primera aplicación del Heberprot–P a un paciente venezolano–, la coordinación del Programa «Buen vivir para el diabético» en tierra de Bolívar, entidad que es fruto de la integración de especialistas cubanos y venezolanos, ha creado una página en la red social Facebook (cuyo enlace es https://www.facebook.com/buenvivirparaeldiabetico) para divulgar las actividades del programa, así como sus alentadores resultados.

«Esta humanísima experiencia que deja en los pacientes alegría y profunda gratitud –resaltó Giraldo–, ha sido posible a través de la hermandad de dos naciones herederas del legado de dos gigantes: Fidel y Chávez».

Read 132 times Last modified on Lunes, 14 Agosto 2017 12:56

Pacientes tratados

330 788

Redes Sociales

 

Visitas

02724440
Hoy
Ayer
Esta Semana
Semana Anterior
Este mes
Mes Anterior
Todos los días
537
852
7292
1709783
24213
30245
2724440

¿Por qué amputar?

Premios Obtenidos

World Intellectual Property Organizational
Premio Nacional a la Innovación Tecnológica
Mejor invención joven otorgada por la Oficina Mundial de Propiedad Intelectual en la 39 International Exhibition of Inventions of Geneva

Distribuidores en Rusia