Papá de los helados

Valoración del Usuario:  / 5
MaloBueno 

Nombre y Apellidos: Oscar Martínez
Dirección: Táchira.

Oscar Martínez Pérez tiene la nobleza de los andinos, basta con oírlo, ver sus gestos y compartir con él una conversación. Es agradecido y su alegría se multiplicó al regresar curado de la úlcera en el pie que amenazaba con no dejarlo nunca. Le diré que no me encomendé mucho, agarré un par de ropas y me vine desde el Táchira hasta Caracas. Conocí del producto cubano en Internet. También lo vi en CNN (Cable News Network) y me dije: si la CNN hablaba bien de un producto cubano, así tendrá que ser. Llevaba 25 meses con una úlcera en el pie, cobrando un seguro de apenas 600 bolívares, y curándome en la clínica Carpo, todo sin solución definitiva. Dos años de mi vida estuve arrastrando ese hueco y limitándome para trabajar. Llegué a Caracas ya entrada la noche. Me sentía nervioso y no dormí casi nada. Deseaba que amaneciera para irme de una vez al hospital militar, no traía ninguna referencia, tan solo el propósito de buscar la consulta de pie diabético donde trabajaba un médico cubano. Al llegar al lugar me recibió un doctor no tan joven, algo calvo y con lentes. Esas características no sé ni porque me dieron tranquilidad. Sus palabras fueron de aliento. Se presentó muy correctamente, con su nombre José Montequín. Desde ahí todo fue fácil. El me hizo comprender mi enfermedad, sus cuidados y complicaciones. Yo pregunté hasta el cansancio de la inyección cubana. Montequín tuvo paciencia, me explicó cada detalle, sus ojos brillaban y más de una vez repitió que el producto es cubano y su aplicación es gratuita. ¡Ese mismo día yo le entregué mi destino a aquel médico! Solo necesité 8 aplicaciones, y en 21 días me curé, dejaba así 25 meses de sufrimiento y agonía. Con mucho respeto apodé al Dr. Montequín como: el PAPA DE LOS HELADOS Y PAPAUPA. Esto en Venezuela quiere decir lo máximo. Cada mañana daba mítines políticos en el área de espera, sin importarme quien estaba delante, fuera Chavista u opositor, porque gracias a la revolución bolivariana y la cubana, a Fidel y a Chávez, es que bondades como esta llegan hoy hasta nosotros, la gente de a pie (gente de pueblo). Un día le dije, Doctor me voy para la Asamblea Nacional a plantear los resultados que obtuve con la vacuna cubana (así le llaman los pacientes), él algo asombrado me preguntó ¿Pero José, tú eres diputado?, que diputado ni que nada, yo me paro en la acera del frente de la asamblea y empiezo a gritar, y alguien me oirá allá dentro. No fui a la Asamblea Nacional, pero si concedí entrevistas a la prensa bolivariana; hablé por teléfono con periodistas. Al regresar al Táchira, fui a ver a los médicos cubanos, para que llevaran el producto para allá. Estoy seguro que poco a poco llegará a toda Venezuela.

Testimonio de paciente tratado con Heberprot-P

Programa Nacional Heberprot-P

Pacientes tratados

225 000

Redes Sociales

Visitas

02547222
Hoy
Ayer
Esta Semana
Semana Anterior
Este mes
Mes Anterior
Todos los días
2809
955
4896
1535138
31404
41746
2547222

¿Por qué amputar?

Premios Obtenidos

World Intellectual Property Organizational
Premio Nacional a la Innovación Tecnológica
Mejor invención joven otorgada por la Oficina Mundial de Propiedad Intelectual en la 39 International Exhibition of Inventions of Geneva