Hablando con los espíritus

Valoración del Usuario:  / 5
MaloBueno 

Nombre: Indalecio González.
Edad: 82 años.
Dirección: Humucaro Alto, Morán, Estado Lara.

Su barba canosa y su piel arrugada dicen mucho de los años vividos por Indalecio. Sus ojos penetrantes y mostrando una coherencia en cada palabra, hizo gala de buena memoria para entablar este diálogo que deja al descubierto su sabiduría innata. Yo soy un hombre de la montaña. Humucaro es una zona alta del municipio Morán. Padezco de diabetes desde que tenía 72 años. Mis padres, que en gloria estén, se llamaron Carlos González y María Félix, igual que la actriz Mexicana. Crecí en el campo, junto a mis catorce hermanos. Tengo una familia grande: en total diez hijos, y he recorrido toda Venezuela. En mi vida aprendí unos cuantos oficios: zapatería, albañilería y por último fui talabartero.

Aunque debo serle franco, a mí me dieron un don espiritual para hacer bien a los demás, para eso no necesito riquezas, apenas un banco y un buen altar que me permita transportarme, alcanzar la energía necesaria y luego a través de otra persona sanar al enfermo. Hace unos meses me corté la uña del dedo gordo del pie derecho, pero me quedó un cuerito, le dí un tirón y ahí mismo me pegó la infección. Intenté curarlo en la casa, todo fue inútil. El pie se puso negro y muy inflamado, el dolor era insoportable. Dos de mis hijos me bajaron hasta el CDI de Barrio Adentro La Guajirita. Allí me atendió el Dr. Carlos; atento el hombre, pero mi caso estaba complicado y me refirió para el hospital Pineda de Barquisimeto. Allí, urgente, decidieron amputarme el dedo enfermo. Me dejaron hospitalizado ante la posibilidad de una nueva intervención. La segunda noche después de la operación, hablé con los espíritus y fue cuando supe que solo salvaba el pie si me iba a otro lugar. Es así como llego a esta consulta con el angiólogo Cubano. Es un profesional muy competente, me aplicó unas inyecciones traídas de Cuba, iguales a las vistas por mí en la conversación que le decía. Se cumplió lo planteado, el pie derecho lo tengo bueno. Jamás fui a una escuela, aunque me gradué en la universidad de la vida, tengo en la casa cientos de libros más que todo de botánica, me considero un naturalista. A la pregunta que me hacías puedo responderte que los Cubanos son muy inteligentes y tienen una ayuda espiritual muy fuerte. Al grupo de investigadores de este medicamento les diré que les espera muchos éxitos y que siempre deben ir a la montaña, es donde más cerca se está de la materia. Ahí tienes el ejemplo de la Sierra Maestra. Por último, quisiera contarte que hasta hace un tiempo fui de la oposición y en cada campaña de Chávez se reunían en mi casa un grupo de antichavista para que les dijera con antelación los resultados. Escuche bien, en todas, dije que Chávez ganaba, y así fue. Eso no va a cambiar. Ese hombre tiene su coraza y su pueblo. Yo ya firmé por él, recibí críticas y enemistades, pero dígame una cosa: ¿Acaso ya no soy mayor de edad para decidir por mí?

Pacientes tratados

330 788

Redes Sociales

 

Visitas

02723546
Hoy
Ayer
Esta Semana
Semana Anterior
Este mes
Mes Anterior
Todos los días
495
957
6398
1709783
23319
30245
2723546

¿Por qué amputar?

Premios Obtenidos

World Intellectual Property Organizational
Premio Nacional a la Innovación Tecnológica
Mejor invención joven otorgada por la Oficina Mundial de Propiedad Intelectual en la 39 International Exhibition of Inventions of Geneva

Distribuidores en Rusia