Noticias

Noticias (237)

El pasado 9 de Septiembre de 2013, el Instituto Ecuatoriano de Seguro Social (IESS) de la Republica de Ecuador y la empresa Norville Ecuatoriana Cia Ltda firmaron un acuerdo comercial con la empresa Cubana Heber Biotech SA, perteneciente a BioCubaFarma, en la ciudad de Quito, Ecuador. El acuerdo, suscrito para la importación de 12 mil dosis del medicamento Heberprot-P® y el envío de especialistas Cubanos hacia la hermana nación, prevé el inicio de un Programa de Atención Integral al Paciente con úlcera del pie diabético (UPD) con el uso del producto. El equipo de profesionales Cubanos, con amplia experiencia en numerosas misiones en el exterior y extenso currículum académico, estará conformado por Angiólogos, Cirujanos, Traumatólogos, Podólogos y expertos en la implementación del programa. El marco legal para la firma del acuerdo está respaldado por numerosos artículos de la Constitución de la República del Ecuador, de la Ley Orgánica del Sistema Nacional de Salud y de la Ley Orgánica del Sistema Nacional de Contratación Pública. Este importante acuerdo tiene como precedentes la suscripción del Convenio de Cooperación Científica y Asistencia Técnica entre el IESS y el Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP), y la adquisición de Heberprot-P® el año pasado. En aquel documento quedaron estipulados los términos de la cooperación entre ambas naciones, en materia de salud, y la implementación de unidades de atención integral para el pie diabético en 10 hospitales se hizo realidad casi de inmediato.

Programas similares han sido implementados en Cuba y Venezuela con muy buenos resultados para sus respectivos sistemas de salud. Estos programas han sido concebidos con un carácter preventivo de las consecuencias de las complicaciones de una enfermedad que ha sido ampliamente reconocida como una pandemia silenciosa a escala global. Con su implementación en Venezuela, se logró: i-) salvar a miles de seres humanos de sufrir una amputación mayor, ii-) disminuir el tiempo de curación de las úlceras en un 50%, iii-) reducir en un 20% la cifra de diabéticos que acuden a centros de salud con lesiones avanzadas y iv-) ahorrar cientos de millones de USD al sistema de salud, para destinarlos a programas que combaten la pobreza, la insalubridad, las desigualdades y la ignorancia.

Incontables son los testimonios de agradecimiento que han recibido médicos y especialistas en implementación del programa, expresados por personas que, estando a punto de perder una de sus extremidades inferiores, fueron salvados por un producto que fue creado por la indetenible vocación humanista de investigadores Cubanos, cuya mayor satisfacción ha sido encontrar que tras muchos años de consagración han podido escuchar las voces de los pacientes beneficiados. Aunque venciendo el usual escepticismo que acompaña a todo producto farmacéutico novedoso que rompe con ancestrales paradigmas de la práctica médica, el empleo de Heberprot-P® como una formulación inyectable que, administrada a través de infiltración intralesional, constituye un tratamiento adyuvante para acelerar la cicatrización de úlceras profundas, complejas, tanto neuropáticas como neuroisquémicas en pacientes diabéticos. Las demostraciones de reconocimiento público a las bondades del producto y el programa emprendido han tenido su origen, tanto en autoridades de salud como en entidades sociales y políticas de la hermana nación.      

Friday, 13 September 2013 18:06

Nuevos pacientes beneficiados con el Heberprot-P

Written by

Santiago de Cuba, 10 sep (AIN) La úlcera de pie diabético ha sido controlada, en lo que va de año, en más de 600 personas que padecen diabetes mellitus, beneficiadas por primera vez con el Heberprot- P, en la provincia de Santiago de Cuba.

Especialistas nacionales y locales, reunidos en el Hospital General Doctor Juan Bruno Zayas, de esta ciudad, analizaron aspectos de la situación del Programa de Atención Integral a esos pacientes en esta zona oriental.

Natacha Sancho, coordinadora del Programa en el territorio, reconoció que la aplicación del tratamiento, muestra de la biotecnología cubana, se garantiza en las áreas de salud de los nueve municipios, incluso en zonas intrincadas, por equipos que integran médicos, podólogos y enfermeras, liderados por angiólogos.

Joanna Rodríguez, promotora del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, destacó que Santiago de Cuba es una de las provincias con mejores resultados en el uso de este medicamento, ya que ha disminuido las amputaciones de los miembros inferiores de los enfermos y ha ahorrado recursos al Estado, por menos estadía en los hospitales.

Enfatizó en la necesidad de que la población conozca los beneficios del empleo del Heberprot-P y que adquiera mayor cultura con su uso, así como también que los especialistas brinden la información y orientación precisas. Con ese objetivo, se desarrollan hasta el 13 de septiembre visitas a unidades asistenciales de la salud e intercambios con pacientes, recorridos que incluyen charlas educativas, revisión y evaluación del pie dañado, con el fin de contribuir a mejorar la calidad de vida de esas personas.

Este medicamento, que se aplica alrededor y dentro de la lesión por espacio de dos meses y tres veces a la semana, posee numerosas bondades: estimula la re-epitalización, reduce el desbridamiento y evita el riesgo de perder el miembro afectado.

"Granma exhibe una encomiable labor en la aplicación del Heberprot-P, ubicándose entre las mejores seis provincias del país. Nos sentimos confiados y tranquilos con el trabajo que desarrollan aquí."
Aseguró Eric Hernández, responsable del Grupo de Promoción, vinculado a la extensión nacional del Programa de Atención de la Ulcera del Pie Diabético con el uso del Heberprot-P, y promotor del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, en un intercambio con la prensa de la suroriental provincia cubana de Granma.
El territorio ocupa el sexto lugar en el país, antecedida por el municipio especial Isla de la Juventud, y las provincias de Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Santiago de Cuba y Pinar del Río,
de acuerdo con el número de pacientes con Úlcera del Pie Diabético (UPD), incorporados al tratamiento con el mencionado medicamento producido en Cuba y único con sus características a nivel mundial.

Aquí 771 personas de los más de nueve mil diabéticos dispensarizados se han incorporado a este tratamiento en lo que va de año, el cual se inició en el 2007 y ha beneficiado a más de 20 mil pacientes en en toda Cuba y cerca de 130 mil en el mundo.

El Heberprot P, fármaco de factura cubana sufragado por el Estado y a disposición de los enfermos de manera gratuita, ya se encuentra registrado en más de una docena de naciones, evidenciándose su eficacia. Esta medicina, que utiliza como base el factor de crecimiento humano recombinante, constituye el único de su tipo para tratar esta afección y entre sus beneficios se ha constatado el aceleramiento del tiempo de cicatrización, lo cual impide complicaciones como la gangrena y la infección; favorece la granulación en más del 80 por ciento de los pacientes y mejora la calidad de vida, al reducir el número y la extensión de debridaciones quirúrgicas ó remoción del tejido necrótico, además de prevenir las recidivas.
Entre los premios que ostenta el fármaco figura la Medalla de Oro de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).
Un total de 12 investigadores del Centro Nacional de Ingeniería Genética y Biotecnología llevaron a cabo el proyecto, y entre ellos, el doctor Jorge Berlanga Acosta, oriundo de Bayamo.
La diabetes mellitus es la enfermedad más frecuente que atiende la Endocrinología y ya se considera en el orbe como una pandemia.

Santo Domingo.- El Ministerio de Salud Pública informó este jueves que en las próximas horas tendrá disponible el medicamento Heberprot, utilizado para tratar el Pie Diabético, mediante orden a la empresa suplidora.

La directora del Programa Protegido, doctora Sandra Fermín, explicó que el medicamento que las suplidoras poseen está a punto de vencer, por lo que Salud Publica no podía adquirirlo porque pondría en riesgo la salud de los pacientes.

“Como el Ministerio de Salud es el garante de la salud de los dominicanos no puede arriesgarse a recibir medicina con fecha reciente a su vencimiento, pero en la aproximas horas tendremos disponibilidad del Heberprot, “dijo Fermín.

Expresó que están a la espera de que se lo entreguen, para de inmediato enviarlo a los centros asistenciales donde se aplica la terapia Heberprot, como el Padre Billini y el Luís Eduardo Aybar, a fin de suministrarlos a los enfermos diabéticos.

El Heberprot es utilizado para ayudar en la cicatrización de heridas y ulceras en la piel de manera eficaz, y se encuentra en la lista de cobertura de pacientes protegidos.

Este miércoles las personas que padecen la enfermedad y que reciben la terapia denunciaron que la referida medicina no estaba disponible en las unidades de Pie Diabético de los hospitales, Padre Billini y Luis Eduardo Aybar.

Friday, 13 September 2013 18:02

El ingrediente que faltaba

Written by

El Heberprot-P, una tecnología que ha derrumbado paradigmas en el tratamiento de la úlcera del pie diabético, busca afianzarse en los policlínicos del país. 

José Lazo Garbey respira profundo, como si le volviera el alma al cuerpo, y pasa la mano suavemente por uno de sus pies. “Pensé que lo perdía”, dice el hombre de 60 años, quien una mañana de julio último se encontraba entre los pacientes diabéticos asistentes a la consulta de angiología del policlínico Raúl Gómez García, ubicado en el municipio capitalino de Diez de Octubre. 

Siete meses atrás llegó desesperado a este centro en busca del doctor César de la Torre Puentes -vecino suyo, y quien le detectara la diabetes hace 13 años-, a sabiendas de cuánto el médico le reprocharía no haber oído sus consejos. Cuenta que unos zapatos le quedaban apretados y le hicieron una ampolla. “Me eché yodo y me quemó. Pasaron 15 días y cuando decidí venir al policlínico tenía un hueco horrible, con tremendo mal olor”. 
Una vez que estuvo frente al médico y le mostró la herida, las primera palabras que le escucho decir fueron: “Garbey, no sé que voy a hacer contigo”, una frase que le hizo sentir a José Lazo el enorme peso de su descuido.

“La lesión tenía una sepsis importante por lo que le indiqué de inmediato tratamiento con antibióticos para corregirla”, explica el especialista en Angiología y Cirugía Vascular. “Era profunda, hubo que hacer un desbridamiento quirúrgico y eliminar huesos y tendones hasta retirar el foco séptico. Cuando todo estaba limpio y no había riesgo de que la infección se extendiera, comencé a aplicarle el Heberprot-P, medicamento cubano eficaz en la granulación del tejido y la cicatrización de este tipo de úlceras”, agrega.

Afortunadamente, luego de 18 dosis, tres veces a la semana, la lesión cerró. Para el angiólogo, el fármaco es maravilloso siempre que se administre como está indicado, y el paciente mantenga su control metabólico.

Lo reafirma el Doctor en Ciencias Farmacéuticas Jorge Berlanga Acosta, líder del equipo de científicos del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) que obtuvo este producto único en el mundo. “Tenemos evidencias de laboratorio de que la alta carga de azúcar en células de la piel es altamente tóxica. Por eso, si no se logran compensar los niveles de glucosa en la persona, la cicatrización no va a ser feliz a pesar de lo que se aplique en la herida”.

El investigador recalca que el Heberprot-P no es un antimicrobiano, por lo que si la lesión está infectada lo primero es limpiarla.

 

“Este producto se suma al conjunto de procederes y medicamentos usados habitualmente en el mundo para el tratamiento de este tipo de úlcera. Es el ingrediente que faltaba a todo el cortejo farmacoterapéutico existente de manera convencional”. 

Por su parte, el doctor César de la Torre se lamenta de que muchas personas no saben que el policlínico Raúl Gómez García tiene una consulta para esos fines que funciona lunes, miércoles y viernes. “Hay poca información por parte, incluso, de los médicos de la familia. Desde su creación, a finales de 2011, hasta el cierre de julio último, hemos tratado con el medicamento a 91 pacientes. Son pocos todavía. Cada día atiendo entre 40 y 50 diabéticos, entre ellos a los que reciben el fármaco”.

Al cierre de 2012 brindaron este servicio 253 policlínicos, como parte del Programa de atención integral al paciente con úlcera del pie diabético con el uso del Heberprot-P, a los cuales se sumaron otros 46 en el actual año, de los 69 proyectados en el período. En 2013 está previsto atender a siete mil 200 pacientes (ya fueron vistos cinco mil 235, al cierre de julio), en instituciones de todo el sistema de salud. 

La doctora Caridad Pérez Charbonier, funcionaria del departamento de Atención Primaria de Salud del Ministerio de Salud Pública(Minsap), afirma a BOHEMIA que está definido administrar el producto en, al menos, un policlínico de cada municipio del país. “En los lugares donde hay una alta densidad poblacional y elevada prevalencia de la enfermedad, así como en las cabeceras provinciales, el servicio se establece en más de un policlínico para garantizar que el medicamento esté al alcance de todos los que lo necesiten”. 

Conspiración provechosa 

Desde la creación del programa hace seis años, el máster en Ciencias Ernesto López Mola, director de negocios del CIGB, se apasionó con la idea y ha dedicado buena parte de su tiempo a coordinar las acciones para extender el tratamiento con el Heberprot-P en Cuba y en otros países.

 

Fue a mediados de 2007 cuando representantes del Minsap y del CIGB concibieron la necesidad de incluirlo en centros de la atención primaria de salud, con vistas a detectar precozmente las lesiones y reducir las amputaciones por ese concepto. El 30 de junio del propio año tuvo lugar el primer taller nacional, con la participación de varias instituciones. 

Recuerda Ernesto que el equipo del profesor Heriberto Artazar, angiólogo del Hospital Enrique Cabrera, preparó al personal que ofrecería el servicio en el policlínico Federico Capdevila, perteneciente al municipio de Boyeros, pionero en esta experiencia.
De inmediato se organizó un sistema de capacitación dirigido por el Minsap. Hoy, además del curso básico, y los diplomados en diabetes, y manejo integral del paciente portador de úlcera del pie diabético, se incluye un curso intensivo en procederes quirúrgicos y otro que profundiza en el abordaje científico de dichas lesiones.

Daylin Fonseca Pérez labora hace 15 años como podóloga en el policlínico Abel Santamaría, situado en el municipio del Cerro. Ella, una doctora y una enfermera de ese centro, concluyeron recientemente su diplomado en el Instituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular. 

Según especifica Daylin, “el médico indica el tratamiento, la enfermera cura la lesión y yo desbrido el tejido para poder inyectar el producto, pero los tres estamos capacitados para realizar cualquier función. Una vez al mes, el angiólogo se une a nuestro equipo para evaluar el seguimiento y la evolución de los pacientes”.

 

De acuerdo con el protocolo de actuación establecido para la atención primaria de salud, en este nivel son atendidos quienes presentan úlceras más superficiales, es decir, en estadios uno y dos. Las más complejas, de grados tres, cuatro y cinco, deben ser vistas en los servicios de angiología de los hospitales. Si el tratamiento transcurre satisfactoriamente y, de acuerdo con el criterio del angiólogo, el paciente puede recibir las últimas dosis en el policlínico.

Ocupado en perfilar esta metodología ha estado en los últimos tiempos el doctor José Ignacio Fernández Montequín, reconocido especialista en Angiología y Cirugía Vascular, quien empleó por primera vez en un paciente el Heberprot-P. Para él es vital “lograr que la población se convenza de que no todo tiene que solucionarse en los hospitales, algo muy arraigado en nuestra gente”.

“Claro, para esto hay que brindar un buen servicio, porque si el paciente llega al policlínico y la persona encargada de aplicarle el medicamento no fue a trabajar, o no lo pueden inyectar por cualquier otro motivo, el individuo se va para aquella institución donde sabe que se lo ponen sin falta”, reconoce el doctor Montequín.

Un diabético con una úlcera en el pie es una bomba de tiempo, alerta el profesor. “Esa lesión se infecta de un día para otro, y hay que tratar de cerrarla lo más rápido posible, favorecer la granulación y que epitelice cuanto antes. Por eso, si es preciso inyectar al enfermo tres veces a la semana hay que hacerlo, vigilar su evolución, es decir, trabajar con él y atenderlo”.

La intervención temprana y con calidad permite reducir el número de bulbos percápita por paciente: mientras que un enfermo grave puede necesitar hasta 30 para curar su úlcera, otro, en un estadio primario, obtiene ese resultado con solo cinco o seis. A la larga, disminuye considerablemente el costo de la atención, pues se trata de un medicamento caro, incluso en Cuba, a pesar de que a los habitantes de la Isla no les cuesta un centavo recibirlo.

 

Cerrar otras fisuras 

La consulta de atención integral al paciente diabético existente en los policlínicos tiene establecido evaluar el estado de salud de estas personas tres veces durante el año. En opinión de la doctora Caridad Pérez, esta es una suerte de tamiz para garantizar que no quede un enfermo requerido del Heberprot-P sin recibirlo, incluyendo los que pudieron haber escapado al proceso de dispensarización previsto en el consultorio del médico de la familia.
Sin embargo, Nurys Hernández Hernández, médico general integral desde hace 24 años y funcionaria de la Dirección Municipal de Salud del municipio Playa, ha comprobado fisuras al respecto. 
“En supervisiones integrales realizadas a los policlínicos del municipio, hemos detectado que el control de los pacientes diabéticos por el equipo básico de salud, dígase médico o enfermera, no se hace cada tres meses, como está indicado”, admite la doctora. 
A la falta de percepción de riesgo y de compromiso con su salud que tienen muchos diabéticos, se añaden otros lastres. “Apreciamos que los médicos conocen la enfermedad y sus complicaciones, pero a veces al efectuar el examen físico al paciente no le explican acerca del cuidado fisiológico del pie y los perjuicios que puede ocasionarle no usar el tipo de calzado adecuado”, concluye Nurys.

El doctor César de la Torre coincide en que es esencial orientar a estas personas acerca de qué tipo de zapatos deben ponerse, pero considera que no basta con el conocimiento y la voluntad del individuo. “Si queremos disminuir el índice de amputaciones en el país hay que buscar la manera de elaborar un calzado para el paciente diabético que tenga cierto confort y posea los aditamentos, llamados soportes, para que las cabezas de los metatarsianos (conjunto de cinco huesos del esqueleto del pie) no apoyen directamente sobre el zapato, y la pisada sea mejor, además de corregir las distintas deformidades podálicas”, asegura.

Encontrar una solución viable a esta problemática sería una contribución decisiva al programa, cuyo objetivo final es llegar a prevenir la úlcera del pie diabético a partir de la pesquisa, la educación y el control de los factores de riesgo. 

Amén del daño físico y psicológico que ocasiona al paciente y su familia un tratamiento prolongado, genera un alto costo social y económico. El enfermo está obligado a dejar de trabajar, además de que se incrementan los períodos de hospitalización, en los cuales requiere de procederes quirúrgicos y del uso de antibióticos de valor considerable en mayor cantidad y por largo tiempo. 

Lo certifica una investigación retrospectiva en 68 pacientes ingresados durante 2004 en el Hospital Abel Santamaría, de Pinar del Río, con el diagnóstico de pie diabético, la cual arrojó una estadía hospitalaria global de 41.4 días, y un costo general de 76 mil 880 pesos.

De acuerdo con los resultados del estudio, sus autores concluyeron que este tipo de complicaciones tiene un peso importante en la actividad asistencial de un servicio de Angiología y Cirugía Vascular, con una estadía hospitalaria predominante sobre las demás enfermedades vasculares periféricas que motivan ingreso. 

De momento, un grupo integrado por los coordinadores del programa en el sector de la Salud a nivel provincial, y los promotores del CIGB, suele llegar a algunas comunidades, acompañado por médicos y técnicos de diversas especialidades, para chequear integralmente el estado de las personas diabéticas que viven en la zona, previamente citadas al encuentro.

Una de esas promotoras, la ingeniera Amelia González Crespo, señala que van a los sitios con mayor morbilidad (frecuencia) y no tienen aún la consulta para el tratamiento con el Heberprot-P. 

“Ese día el angiólogo revisa las extremidades inferiores del paciente, se le mide la glucosa, y se le hace el corte podálico de las uñas, entre otros procedimientos de rigor. También ofrecemos charlas y entregamos materiales educativos”, refiere la joven. 

Contrario a lo que ocurrió cuando el medicamento empezó a insertarse en los servicios de angiología de los hospitales -donde algunos especialistas se mostraron escépticos ante una tecnología que derribaba paradigmas-, en los policlínicos ha sido acogido con más rapidez y motivación. Así lo percibe Ernesto López, quien lo atribuye a la experiencia acumulada, y a la avidez de nuevos conocimientos que tiene el personal de la atención primaria. 

Es de esperar, entonces, que el programa se robustezca a partir del crecimiento profesional de quienes tienen en sus manos un producto que demostró ser más que una promesa.

Friday, 13 September 2013 18:01

Una bendicion para el pie diabético

Written by

Muchos diabéticos ya lo saben porque lo han experimentado en pie propio: el Heberprot P o factor de crecimiento epidérmico humano recombinante ha llegado para quedarse y se ha convertido en una verdadera bendición para estos pacientes.

Este medicamento cubano evita lamentables amputaciones y otro tipo de complicaciones para los enfermos, sobre todo si su aplicación comienza en etapas tempranas de las úlceras.

El Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología en Sancti Spíritus promueve actualmente continuas pesquisas por grupos de médicos en todos los municipios de la provincia, con el fin de disminuir la llegada a las instituciones hospitalarias de pacientes con úlceras del pie diabético en una fase avanzada.

La idea lleva a la atención primaria de salud la detección del pie diabético y en el caso de los pacientes que no las presentan se les detallan los cuidados a seguir para que estas no se presenten con el tiempo y la evolución de la enfermedad.

La alternativa terapéutica en cuestión ha permitido detectar las úlceras más temprano, lo cual ha contribuido a desarrollar muchos tratamientos de forma ambulatoria; ha disminuido el índice de amputaciones, con la cicatrización de lesiones a tiempo; ha reducido en más de la mitad los casos hospitalizados por graves complicaciones y de hecho los gastos económicos por este concepto; e incluso ha clasificado a pacientes como diabéticos que antes ni siquiera sabían de su padecimiento.

La estrategia espirituana ha permitido detectar el 70 por ciento de los casos en la consulta primaria de salud y en momentos iniciales, y solo un 30 por ciento llegan a un nivel de complicación.

Este resultado ha llamado la atención del país y ha convertido a la provincia en una especie de laboratorio, donde se acercan a beber experiencias especialistas de toda la nación.

A pesar de la reconocida eficacia del producto, los galenos insisten en que este no hace milagros y las personas deben mantener el cuidado para preservar su calidad de vida.

Según las estadísticas internacionales, cada 30 segundos se amputa un pie en el mundo por causa de la diabetes y por ello unas 2 900 personas al día pierden alguna de sus extremidades. Por esa razón, la ciencia cubana ha dado un paso gigante con este medicamento que sana y alivia, si es temprano mejor.

El 5to. Aniversario del inicio del Programa de Atención Integral al Paciente con Úlcera del Pie Diabético (UPD) con el uso del Heberprot-P en la República Bolivariana de Venezuela, mediante el cual se han atendido 98 mil 370 pacientes, será recordado el próximo 18 de agosto.

Este programa fue concebido con un carácter preventivo de las consecuencias de las complicaciones de una enfermedad que ha sido ampliamente reconocida como una pandemia, y con la introducción del novedoso producto biotecnológico cubano, Heberprot-P, único de su tipo a nivel mundial.

Con su implementación, se ha evitado en más de 40 mil pacientes venezolanos una amputación mayor de una de sus extremidades inferiores, significativa disminución del tiempo de curación de las úlceras y de las estadías hospitalarias, así como la reincorporación más temprana de los enfermos a su vida laboral y social.

El Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela, suscrito por ambas naciones el 30 de Octubre del 2000, fue el marco propicio para la implementación del programa..

El empleo del Heberprot-P como una formulación inyectable, administrada a través de infiltración intralesional, constituye un tratamiento adyuvante para acelerar la cicatrización de úlceras profundas, complejas, tanto neuropáticas como neuroisquémicas en pacientes diabéticos.

Friday, 16 August 2013 13:24

Miles de venezolanos beneficiados con Heberprot-P

Written by

Miles de pacientes han sido atendidos en Venezuela con Heberprot-P, un producto desarrollado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba (CIGB), único en el mundo, para el tratamiento de las úlceras del pie diabético.

De acuerdo con una nota del CIGB entregada a Prensa Latina, el próximo 18 de agosto se cumplen cinco años de iniciado el programa de atención integral al paciente con úlcera del pie diabético en la nación sudamericana, concebido con un carácter preventivo de las consecuencias de las complicaciones de una enfermedad reconocida como una pandemia global.

Con su implementación, se logró evitar la amputación de extremidades inferiores en más de 40 mil venezolanos, una significativa disminución del tiempo de curación de las úlceras y de las estadías hospitalarias, reincorporación más temprana de los pacientes a su vida laboral y social y un ahorro estimado para la sociedad de unos 600 millones de dólares, destaca la información.

El Convenio Integral de Cooperación Cuba - Venezuela, suscrito por ambas naciones el 30 de Octubre de 2000, fue el marco propicio para la instauración de la estrategia.

Heberprot-P, un liofilizado cuyo principio activo es el factor de crecimiento humano recombinante, se aplica de manera inyectable por vía intra y perilesional. La terapia ha revolucionado el paradigma en el manejo de una afección, que conllevaba de manera irreversible a la amputación. En la diabetes falla el mecanismo de cicatrización, así como la incapacidad de controlar infecciones.

Sin embargo, el compuesto, registrado en Cuba en 2006, no reemplaza las terapias convencionales, sino que complementa el manejo del paciente con úlceras del pie diabético. Esto constituye uno de los factores claves en el tratamiento, aseguran expertos.

La diabetes, una afección caracterizada por la incapacidad del organismo de producir o utilizar adecuadamente la insulina, aumenta el riesgo de accidente cardiovascular y trombosis cerebral, sin olvidar que quienes la padecen son más propensos a sufrir alteraciones oftalmológicas e insuficiencia renal.

Una de las complicaciones más temidas por lo que afecta la calidad de vida del individuo, es la aparición de úlceras en los miembros inferiores, un problema que casi siempre culmina con el llamado pie diabético y amputación en un gran por ciento de los casos.

La Habana, Cuba – El 5to Aniversario del inicio del Programa de Atención Integral al Paciente con Úlcera del Pie Diabético (UPD) con el uso del Heberprot-P® en la República Bolivariana de Venezuela, hoy denominado “Buen vivir para el paciente diabético”, será recordado el próximo 18 de Agosto de 2013 como el día en que comenzó a materializarse en la práctica, una de las numerosas iniciativas de naturaleza humanista, que se emprendiera gracias a la obra realizada por el comandante supremo de la revolución Bolivariana, Hugo Rafael Chávez, y por nuestro invicto Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz. Este programa fue concebido con un carácter preventivo de las consecuencias de las complicaciones de una enfermedad que ha sido ampliamente reconocida como una pandemia y con la introducción del novedoso producto biotecnológico cubano, Heberprot-P, único de su tipo a nivel mundial. Con su implementación, se ha logrado: i-)estimamos en más de 40 mil los pacientes que han evitado sufrir  una amputación mayor de una de sus extremidades inferiores, ii-) significativa disminución del tiempo de curación de las úlceras y de las estadías hospitalarias, iii-) reincorporación más temprana de los pacientes a su vida laboral y social y iv-) estimamos ahorró, 600 millones de USD a la sociedad venezolana.
El Convenio Integral de Cooperación Cuba – Venezuela, suscrito por ambas naciones el 30 de Octubre de 2000, fue el marco propicio para la implementación del programa. Este ha logrado incluir a 98 370pacientes con UPD, durante estos 5 años y está insertado dentro de la Dirección de Programas de Salud, del Ministerio del Poder Popular para la Salud en Venezuela (MPPS), como un subprograma dentro de la Coordinación del Programa de Salud Cardiovascular, Renal, Endocrino-Metabólica y anti Tabaco (CAREMT), coordinado por el MPPS, el Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP), y el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba (CIGB), con apoyo de la Misión Médica Cubana (MMC).

Incontables son los testimonios de agradecimiento que han recibido médicos y promotores expresados por personas que, estando a punto de perder una de sus extremidades inferiores, fueron salvados por un producto que fue creado por la indetenible vocación humanista de investigadores cubanos, cuya mayor satisfacción ha sido encontrar que tras muchos años de consagración han podido escuchar las voces de los pacientes beneficiados. Con el ímpetu y las características propias de cualquier revolución, este programa ha sido eficientemente implementado en una nación en continuo cambio para vencer retos nunca antes enfrentados.   

Aunque venciendo el usual escepticismo que acompaña a todo producto farmacéutico novedoso que rompe con ancestrales paradigmas de la práctica médica, el empleo del producto Heberprot-P® como una formulación inyectable que, administrada a través de infiltración intralesional, constituye un tratamiento adyuvante para acelerar la cicatrización de úlceras profundas, complejas, tanto neuropáticas como neuroisquémicas en pacientes diabéticos. Las demostraciones de reconocimiento público a las bondades del producto y el programa emprendido han tenido su origen tanto en autoridades de salud como en entidades sociales y políticas de la hermana nación.      

El uso del Heberprot-P, medicamento desarrollado por la biotecnología cubana para las úlceras de los pies de diabéticos, se extiende a 348 centros asistenciales del país con notables resultados.

Erick Hernández, promotor del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, informó a la prensa en esta ciudad, que el fármaco se aplica, además de en los hospitales, en al menos un policlínico de cada municipio del territorio nacional.

Esa acción del Ministerio de Salud Pública, en especial de los servicios de angiología, permite que desde 2007 hasta la fecha casi 22 mil personas en la Isla se hayan beneficiado con las bondades del Heberprot-P, explicó Hernández.

“Más de mil profesionales, entre angiólogos, podólogos, enfermeros, médicos generales integrales y traumatólogos, han recibido diplomados en el manejo de los afectados con úlceras en los pies y en el empleo de esta terapia de reemplazo, única de su tipo en el mundo”, dijo.

“Las pesquisas a diabéticos y a los que supuestamente no lo son, pero tienen lesiones, y la posibilidad de contar con el medicamento en las áreas de atención primaria de salud, permite que unos 600 pacientes del país se favorezcan con el producto cada mes”, precisó.

Ciego de Ávila es el tercer mejor territorio, luego de la Isla de la Juventud y Sancti Spíritus, en cuanto al tratamiento con el Heberprot-P a quienes padecen úlceras del pie diabético, reconoció Hernández.

La doctora Mislene Álvarez, al frente de este programa aquí, puntualizó que el medicamento fue diseñado para llagas graves, pero después de un estudio a nivel nacional en 2011, se demostró que también es efectivo en los estadios iniciales sin criterios de ingresos hospitalarios.

Esto permite que el número de amputados haya descendido considerablemente gracias al preparado inyectable, acotó Álvarez, especialista de Primer Grado en Angiología y Cirugía Vascular, en el hospital provincial Antonio Luaces Iraola.

El uso del Heberprot-P, medicamento desarrollado por la biotecnología cubana para las úlceras de los pies de diabéticos, se extiende a 348 centros asistenciales del país con notables resultados.

Erick Hernández, promotor del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, informó a la prensa en esta ciudad, que el fármaco se aplica, además de en los hospitales, en al menos un policlínico de cada municipio del territorio nacional.

Esa acción del Ministerio de Salud Pública, en especial de los servicios de angiología, permite que desde 2007 hasta la fecha casi 22 mil personas en la Isla se hayan beneficiado con las bondades del Heberprot-P, explicó Hernández.

“Más de mil profesionales, entre angiólogos, podólogos, enfermeros, médicos generales integrales y traumatólogos, han recibido diplomados en el manejo de los afectados con úlceras en los pies y en el empleo de esta terapia de reemplazo, única de su tipo en el mundo”, dijo.

“Las pesquisas a diabéticos y a los que supuestamente no lo son, pero tienen lesiones, y la posibilidad de contar con el medicamento en las áreas de atención primaria de salud, permite que unos 600 pacientes del país se favorezcan con el producto cada mes”, precisó.

Ciego de Ávila es el tercer mejor territorio, luego de la Isla de la Juventud y Sancti Spíritus, en cuanto al tratamiento con el Heberprot-P a quienes padecen úlceras del pie diabético, reconoció Hernández.

La doctora Mislene Álvarez, al frente de este programa aquí, puntualizó que el medicamento fue diseñado para llagas graves, pero después de un estudio a nivel nacional en 2011, se demostró que también es efectivo en los estadios iniciales sin criterios de ingresos hospitalarios.

Esto permite que el número de amputados haya descendido considerablemente gracias al preparado inyectable, acotó Álvarez, especialista de Primer Grado en Angiología y Cirugía Vascular, en el hospital provincial Antonio Luaces Iraola.

Patients treated

330 788

Redes Sociales

 

Visits

02762040
Hoy
Ayer
Esta Semana
Semana Anterior
Este mes
Mes Anterior
Todos los días
467
806
7707
1873319
18133
29104
2762040

¿Por qué amputar?

Premios Obtenidos

World Intellectual Property Organizational
Premio Nacional a la Innovación Tecnológica
Mejor invención joven otorgada por la Oficina Mundial de Propiedad Intelectual en la 39 International Exhibition of Inventions of Geneva

Distribuidores en Rusia